Uno de los países con mayor amor por la comida marina es Chile, donde abundan las recetas para elaborar este tipo de platos. Destacando las manchas a la parmesana; una mezcla ítalo-sudamericana que querrás conocer.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 26 Segundos
Conociendo las machas a la parmesana
Conociendo las machas a la parmesana

¿En qué consiste?

Tradicionalmente, este plato consiste en una mezcla de carne de machas cocidas con la mitad de la cáscara y queso parmesano. 

Sin embargo, con el pasar de las décadas se les han incorporado ingredientes como la cebolla, vino blanco, un poco de mantequilla, e incluso gotas de limón.

Historia del platillo

La historia de este plato es curiosa, ya que no es tan antiguo a comparación de otros que también son considerados típicos.

Las manchas a la parmesana nacen de la mano de dos hombres italianos que residían en Chile, llamados Adelfo Garuti y Edoardo Melotti Ferrari. 

Quienes decidieron innovar valiéndose de una técnica culinaria ya existente en Italia; la cual decidió combinar con un alimento muy consumido en el país que los había recibido con los brazos abiertos, las famosas Manchas de las zonas costeras de Chile.  

A las cuales implementaron la mezcla parmesana, creando con ello un plato que fue todo un éxito entre los lugareños. Habiendo registros de su consumo en la época de los 50. 

Puede que te interese saber...

Las manchas a la parmesana son degustadas en todo el país chileno, pero definitivamente el mayor porcentaje de sus consumidores residen en las regiones costeras, donde los pescadores y los platillos marinos.

Pudiendo degustarlas como una entrada o aperitivo, pero también como acompañante de ensaladas o papas fritas, en algunos restaurantes pequeños.

Y es que además de su tropical sabor, las manchas a la parmesana poseen muchos nutrientes, proteínas y minerales que ayudan a mantenernos sanos y fuertes. 

Aunado a su alto contenido de vitaminas, como la E, la A y las del complejo B.